Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Recemos juntos por nuestros educadores, una invitación del Papa Francisco

Durante el mes de enero, el Papa Francisco ha lanzado a nivel mundial una invitación a rezar juntos por todos los educadores. Para que sean testigos creíbles, enseñando la fraternidad en lugar de la confrontación y ayudando especialmente a los jóvenes más vulnerables.

A través de “El Vídeo del Papa”, la herramienta utilizada por el Pontífice para difundir sus intenciones de oración mensuales ante los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia, el Papa Francisco nos ha hecho llegar el siguiente mensaje:

“Quiero proponer a los educadores que añadan un nuevo contenido en la enseñanza: la fraternidad.
La educación es un acto de amor que ilumina el camino para que recuperemos el sentido de la fraternidad, para que no ignoremos a los más vulnerables.
El educador es un testigo que no entrega sus conocimientos mentales, sino sus convicciones, su compromiso con la vida.
Uno que sabe manejar bien los tres lenguajes: el de la cabeza, el del corazón y el de las manos, armonizados. Y de ahí la alegría de comunicar.
Y ellos serán escuchados mucho más atentamente y serán creadores de comunidad.
¿Por qué? Porque están sembrando este testimonio.
Oremos para que los educadores sean testigos creíbles, enseñando la fraternidad en lugar de la confrontación y ayudando especialmente a los jóvenes más vulnerables.”

Como nos pide el Papa Francisco, sigamos esforzándonos por ser maestros que acogen, guían y acompañan. Maestros comprometidos con la educación integral de niños y jóvenes, tanto del corazón como de la inteligencia. Ayudándoles a crecer en los valores que fundamentan y sostienen la acción educativa de nuestros colegios en todos los rincones del mundo:

· El Amor
· La Belleza
· La Bondad
· La Verdad
· El Sentido de Filiación
· La Responsabilidad
· La Justicia
· El amor al Trabajo bien hecho

¡Inspirados por la Sagrada Familia de Nazaret, modelo y guía en nuestra misión educativa, acompañemos a niños y jóvenes en su crecimiento para que sean personas intelectualmente maduras, emocionalmente equilibradas, espiritualmente fuertes y humanamente plenas!